DOCUMENTOS BC

EN ESTE ESPACIO OFRECEMOS TEXTOS DE DOCUMENTOS ECLESIÁSTCOS Y ESTATALES SOBRE TEMAS VINCULADOS AL PATRIMONIO CULTURAL.

 ¿QUÉ SON LOS BIENES CULTURALES DE LA IGLESIA?

 

Llamamos así, al conjunto de bienes eclesiásticos que por su valor histórico, artístico, o cultural, conforman un patrimonio digno de ser conservado, protegido y visibilizado, como aporte a la cultura y a la fe de nuestro tiempo y de las generaciones que vendrán. Se lo puede considerar dividido en tres grandes grupos:

 

  1. Patrimonio artístico: compuesto por edificios y objetos utilizados por la Iglesia en su misión evangelizadora, en el presente o en el pasado: Su lugar son los espacios de vida de la Iglesia y también los Museos eclesiásticos.

  2. Patrimonio documental: el conjunto de documentos que, como memoria del pasado, ayudan a entender nuestro presente y proyectar nuestro futuro. Su lugar propio son los Archivos eclesiásticos. 

  3. Patrimonio bibliográfico: los libros que, en cuanto expresión de la fe, la inteligencia y el ingenio humanos, conforman un aporte imperecedero a la búsqueda de la verdad. Su lugar son las Bibliotecas eclesiásticas. 

 

La nota específica que en este contexto asumen los bienes del patrimonio eclesiástico, y que marca la diferencia respecto al tratamiento de la cuestión patrimonial en ámbito civil, es su ordenamiento a la profundización del diálogo entre fe y cultura. Los bienes culturales son, en la mente de la Iglesia, instrumentos al servicio de la promoción de una cultura propiamente humana y del anuncio del Evangelio. 

El patrimonio cultural abarca, además de los bienes de carácter material (visibles), el patrimonio inmaterial; o en otros términos el patrimonio "tangible" e "intangible", formado, este último, por las tradiciones, las costumbres, el idioma, los valores, las expresiones religiosas, la música, la danza, la literatura, las creencias, las fiestas populares, etc. 

JUan-pablo-II.jpg

La Pontificia Comisión para los
Bienes Culturales de la Iglesia

HASTA EL AÑO 1993, EN QUE EL PAPA S. JUAN PABLO II CREÓ LA PONTIFICIA COMISIÓN PARA LOS BIENES CULTURALES DE LA IGLESIA, LOS TEMAS VINCULADOS AL PATRIMONIO ECLESIÁSTICO PERTENECÍAN A LA ÓRBITA DE LA CONGREGACIÓN PARA EL CLERO. HASTA ESE MOMENTO SE HABLABA EN TÉRMINOS DE "PATRIMONIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE LA IGLESIA", Y SE PONÍA EL ACENTO, SOBRE TODO, EN SU "CONSERVACIÓN Y PROTECCIÓN". 

LA AMPLIACIÓN DE ALCANCE QUE SE DIO AL INCORPORAR EL CONCEPTO DE
BIENES CULTURALES, ACOMPAÑÓ OTROS DOS  CAMBIOS IMPORTANTES:  

1. DAR AUTONOMÍA A LA NUEVA COMISIÓN, PARA AYUDAR A ENTENDER QUE NO SE TRATA DE UN TEMA DE SOLO INTERÉS DEL CLERO, SINO DE TODO EL PUEBLO DE DIOS.

2. QUE NO SE DEBE ATENDER SOLO A RESGUARDAR EL PATRIMONIO, SINO SOBRE TODO A PROMOVERLO CON SENTIDO EVANGELIZADOR. 

EN EL ÁMBITO DE LA IGLESIA, POR LO TANTO, VAMOS A ENCONTRAR DOCUMENTOS ESPECÍFICOS SOBRE EL TEMA, SOLO A PARTIR DEL AÑO 1993.